mercadillo medieval

Las mil y una noches en un mercadillo medieval

Estamos acostumbrados a ver las típicas casetas prefabricadas de la Feria de Abril de Sevilla, con sus farolillos, las luces, lunares, guitarras y abanicos colgados de las telas.

Las ferias de Navidad se llenan de casetas, como las de Iberstand, llenas de manualidades, de comidas o de regalos. Normalmente cuando pensamos en tipos de caseta siempre suele ser una idea de “sota, caballo, rey”.

Te proponemos una idea original para una nueva caseta, convertirla en un palacio que no tenga nada que envidiar al de las mil y una noches.

Convertir tu caseta de feria en un lugar exótico que todo el mundo se pare a mirar es una de las mejores opciones para vender mejor.

 

¿Cómo puedo conseguir transformar mi caseta en una caseta árabe?

 

1. Telas

Lo primero que tendremos que buscar son el tipo de telas. Las tiendas y las casas suelen estar adornadas con un millón de telas tanto por el techo como por las paredes o por el suelo. Una buena opción es recubrir nuestra caseta imitando una tienda.

 

2. Luces

Posteriormente podremos buscar un tipo de luces adecuadas, normalmente las teterías suelen estar iluminadas por luces tenues y de vela. Que hacen que las figuras y las sombras oscilan en un baile milenario.

Aparte de las lámparas de velas y si no queremos correr el riesgo de que se pueda caer alguna podremos optar por lámparas. Estas suelen tener formatos geométricos, redondas, con forma de lágrimas o triangulares. Son lámparas con cristales de colores que aparte de atenuar la intensidad de la luz le dan un color unificado a nuestra caseta de feria. Aparte suelen tener formas o dibujos para que la luz que las traspase emita formas en las paredes o telas.

Ya optemos por lámparas o por velas una caseta árabe siempre dispondrá de luz suave, incitando al descanso y a la desconexión. Es importante prestarle atención a todos los detalles. Aunque se trate de una caseta pequeña el intentar reproducir con exactitud cada detalle le dará un toque de profesionalidad a nuestra caseta.

 

3. Olores

Es importante que le prestemos atención a los olores, el incienso, la mirra y el jazmín forman la mezcla perfecta para nuestra caseta.

Podremos añadir incensarios de diferentes tipos y cuencos en los que podamos verter el aceite de olores.

 

4. Suelo

En cuanto al suelo siempre lo recubriremos con alfombras o con alguna tela. La mayoría de las teterías provienen de las tiendas de los nómadas en el desierto, por lo cual estaban construidas en su totalidad de sólo telas.

Deberemos comprar sillones o cojines para nuestros invitados. Todos ellos decorados con telas con elementos de la naturaleza como flores o elementos geométricos.

 

5. Detalles finales

Pondremos en el centro un par de mesas circulares de madera con la parte superior imitando la forma de una bandeja plateada o de madera con motivos geométricos y con un cristal recubriéndola.

Y prácticamente ya tendremos nuestra caseta ambientada al estilo árabe. Ya sólo nos falta añadir los productos que podremos poner a la venta.

Podremos poner diferentes tipos de cachimbas, mil y una variedades de tés o dátiles y pasteles árabes para que la gente se los lleve de camino.

Si se trata de una caseta pequeña pondremos estos productos en el mostrador y también en la parte posterior de esta para que todos los productos estén bien a la vista y el consumidor pueda verlos.

Si se trata de una caseta de feria más grande y tenemos espacio para poner mesas y mostradores distribuiremos estos de tal forma que no se encuentren entre la entrada, la mesa y la caja para cobrar después.

Ya solo nos quedará añadirles un hilo musical y tendremos nuestras casetas prefabricadas lista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *